Saltar al contenido

Cómo vender por internet desde cero

Si alguna ves te has planteado emprender de manera digital y te gustaría saber cómo vender por internet desde cero, este artículo es para ti.

Seguramente hayas escuchado que poder comercializar tu producto o servicio en el mundo digital es más fácil que en un formato tradicional. Esto es cierto solo en una parte. Cuando hablamos de emprender estamos iniciando un camino que pretende ser nuestro modo de vida y de negocio.

Esto quiere decir que debes tener claro cómo vas a rentabilizar tu marca. Saltar a una piscina sin agua no tiene ningún sentido. Sin un análisis y estudio previo, tienes más posibilidades de cometer serios errores y fracasar en el intento de ser tu propio jefe.

Para evitar esto, te vamos a contar qué pasos debes seguir para empezar a vender por internet desde cero.

Qué vender por internet

Lo primero que tienes que tener claro es qué puedes ofrecer.

¿Quieres vender ropa, cosmética, productos tecnológicos o algún producto físico en concreto? O, por el contrario, ¿pretendes ofrecer tus servicios como marketero, abogado, psicólogo o profesor?

Como ves, las posibilidades son muy amplias y variadas. Cada tipo de producto debe tener una serie de pasos previos antes de lanzarlo al mercado. Porque, imagina que quieres vender productos tecnológicos. ¿Qué productos en concreto? Ordenadores, tablets, móviles…

Dentro del abanico de posibilidades, debemos enfocar nuestra estrategia a algo concreto para tener más éxito. Veamos qué podemos vender en internet para que conozcas algunas de las opciones disponibles.

Servicios

Quizás este sea uno de los más demandados y que mucha gente pasa por alto a la hora de vender. Ten clara una cosa: TODOS somos buenos en algo.

Actualmente, la contratación de servicios externos están muy demandadas. Entonces, ¿por qué no venderte a ti mismo?

Tan solo deberás promocionarte a través de herramientas adecuadas a tus servicios, ya sea una página web propia, un blog o diferentes plataformas digitales donde venderte. Lo ideal es tener tu propio espacio con tus tarifas y datos de contacto para que los clientes puedan contratarte.

Pero si prefieres plataformas donde ofrecer tus servicios, te recomendamos algunas como Cronoshare, UpWork o las propias redes sociales. Estas son un modelo de promoción gratuito del que hablaremos más adelante.

Productos físicos

Aunque pueda parecer lo contrario, lo cierto es que vender productos físicos de manera online no es muy diferente a la forma tradicional. De hecho, cada formato tiene una serie de ventajas e inconvenientes. En el caso de querer vender en internet, puedes automatizar muchos procesos y aumentar el nivel de ventas siguiendo una serie de pasos.

Para empezar a vender, necesitas una tienda online o una plataforma que te permita mostrar tus productos a los usuarios. Digamos que hay dos métodos, uno gratuito y otro con costes, para comenzar con tu nuevo negocio.

El principal y que siempre recomendamos es tener tu propia tienda online creada fácilmente con WordPress u otro CMS añadiendo un plugin de eCommerce como WooCommerce. La inversión inicial en el dominio, servidos y distintas herramientas para profesionalizar la tienda se verán recompensadas a medio plazo.

Si lo tuyo no es la creación de web y prefieres un método más sencillo, puedes recurrir a algunas plataformas como Shopify. Con este CMS de comercio online puedes crear tu propia tienda de manera rápida y sencilla sin conocimientos de programación y diseño web.

Por otra parte, puedes plantearte usar algunas de las herramientas y plataformas gratuitas que te van a ayudar si estás aprendiendo a cómo vender en internet desde cero. Además de las redes sociales, que pueden servirte de escaparate, tienes al alcance Amazon o Ebay entre otras muchas.

¿Cuál es la diferencia principal entre usar una tienda online propia y estas webs? La profesionalidad.

Debes tener claro que no solo se trata de captar clientes y vender tus productos, sino de fidelizar. Si consigues afianzar clientes en un espacio propio creado por ti, te será más sencillo hacer de esto tu forma de vida. ¡Incluso puedes plantearte usar ambas opciones a la vez!

Productos digitales

Vale, los productos físicos es algo que ha quedado claro. Pero, ¿cómo vender por internet desde cero si se trata, por ejemplo, de un curso, un libro o un software que he creado yo mismo?

La respuesta es sencilla: del mismo modo.

El proceso de venta de un producto digital es el mismo que el de uno físico. Tan solo se diferencian en el formato. De este modo, vuelves a tener dos posibilidades disponibles.

Teniendo tu propia página web puedes ofertar tus productos y generar una imagen de marca que de confianza al cliente. Además, debes sacar provecho a las ventajas que ofrece vender productos digitales en internet: menos costes al ahorrar el envío, rapidez de entrega al cliente y versatilidad para hacer crecer tu negocio.

Dentro de las posibilidades, al igual que los productos físicos, se encuentra la de utilizar plataformas online adecuadas a tu producto.

Por ejemplo, algunas como Udemy o Domestika pueden serte muy útiles si quieres vender tus cursos online. O puedes comenzar a vender tus ebooks a través de Amazon. Seguramente sea más sencillo encontrar clientes aunque las webs se lleven cierta comisión por ello.

Publicidad

¿Qué puedo hacer si no ofrezco servicios ni productos? ¿Cómo hago rentable, por ejemplo, un blog personal?

En el caso de que tengas una web con información, un blog o algo por el estilo, debes saber que puedes monetizar tus conocimientos a través de ellos. ¡La publicidad es el modelo de negocio más utilizado en los formatos digitales!

Vender espacios publicitarios en tu web es una muy buena solución. Aunque no todos los modelos sean rentables, debes saber que cuentas con varias opciones. Por un lado, la publicidad directa en el que acuerdas con anunciantes una serie de tarifas. Por otro, sistemas automatizados de publicidad web como AdSense de Google.

Una vez tengas tráfico suficiente y cierta reputación, te recomendamos vender los espacios publicitarios tú mismo. Es mucha la diferencia en cuanto a los beneficios que vas a obtener a diferencia de los modelos automáticos.

Cómo vender por internet desde cero

Una vez tengamos claro las diferentes opciones que tenemos para vender por internet desde cero y hayas escogido la que mejor se adapta a tus objetivos y recursos, tenemos que cumplir una serie de pasos para intentar no cometer errores que nos lleven al fracaso.

De hecho, la gran mayoría de personas que se deciden a emprender por internet terminan mal por no haber escogido bien su nicho de mercado. Veamos cómo vender por internet desde cero de manera exitosa.

Analiza el mercado y la competencia

Seguro que has tenido una buenísima idea y tienes muchas ganas de empezar a vender por internet. Pero, ¿será tu negocio rentable?

No puedes lanzarte a la piscina sin antes haber analizado el mercado. Aunque parezca que este concepto es muy complejo, realmente es más sencillo de llevar a la práctica de lo que crees.

Imagina que tu idea es montas una zapatería online. Ponte en la piel del cliente y analiza sus necesidades. ¿Qué zapatos están más demandados? ¿Qué marcas se venden más? ¿A qué precio? Esta serie de preguntas deben responder a ciertas necesidades de tus compradores ideales.

Es lo que se conoce como arquetipo de cliente.

Analizar qué hace la competencia es una de las mejores formas de descubrir fallos y poder sacarles provecho para tu negocio. Por ejemplo, si todas las zapaterías parecidas a la que vas a montar tienen los mismos zapatos de vestir pero no tienen zapatillas deportivas y estas son las más reclamadas por los clientes, ¿por qué no añadir a tu catálogo esta sección?

Diferénciate de la competencia y cubre las necesidades de tus futuros clientes.

Crea tu marca y escoge una plataforma adecuada

Si ya tienes claro qué vas a vender, debes crear tu propia marca personal.

Como ya hemos dicho anteriormente, no se trata solo de captar clientes, sino de fidelizar. Y una de las mejores maneras es que se sientan cómodos y satisfechos contigo.

Seguro que cuando vas al supermercado eliges comprar una serie de marcas antes que otras. ¿Por qué? Por la confianza y seguridad que te transmiten. ¿Y por qué siempre vas a los mismos supermercados? Por lo mismo. La imagen de marca y el branding son conceptos muy a tener en cuenta si estás aprendiendo cómo vender por internet desde cero.

Para ello, es esencial escoger adecuadamente una plataforma que se ajuste a tus necesidades y a la de tus clientes.

Cuanto más personalizable y tuyo sea el sitio, mejor. Debes tener visión de futuro y pensar en un modelo de negocio escalable. Por eso, cuanto más automático sean los procesos a la hora de poder comprar tu producto o servicio, mejor.

Ahorrarás dinero y tiempo a la vez que facilitas al cliente una experiencia de usuario óptima.

Marketing y comunicación

Por último y muy importante a tener en cuenta es tu deber como CEO de promocionar y publicitar tu negocio.

De nada sirve todo el trabajo previo sin una buena estrategia de marketing de lanzamiento. Actualmente, son muchas las herramientas gratuitas que tienes a tu alcance para expandirte a un público mayor.

Las más interesantes que no debes obviar son las redes sociales. En ellas está prácticamente todo el mundo y son un buen escaparate para poder captar clientes según sus gustos y preferencias. Recuerda: si no estás en las redes sociales, tu negocio no existe.

Algunas de ellas te permiten promocionarte con una serie de mecanismos de pago, como es el caso de Facebook Ads. No es necesario que utilices todas, solo aquellas en las que creas que se encuentra la mayor parte de tu público objetivo.

Tener un blog donde publicar entradas relacionadas con tu sector profesional es otra buena opción para afianzar clientes. Además de noticias, puedes subir vídeos de tus productos, fotografías y compartir experiencias personales que haga más cercano tu modelo de negocio.

Consejos finales para vender en Internet

Para terminar esta guía sobre cómo vender por internet desde cero, te recomendamos que añadas a tu lista de pasos una serie de sugerencias que pueden ayudarte mucho a la hora de emprender tu negocio. Las posibilidades son muy variadas y seguro que, escogiendo bien el camino, lograrás conseguir tus metas profesionales.

  • Márcate objetivos que sean reales. Aunque veas casos por internet de gente que ha logrado el éxito en solo unas semanas, la realidad es que emprender online es un proceso largo y difícil. La mejor manera de lograrlo es tener los pies en el suelo e ir alcanzando objetivos que se ajusten a la realidad de mercado.
  • Una estrategia esencial, tanto si vendes productos físicos, digitales o servicios, es tener cuenta el SEO. Posicionarte en Google para que tu marca aparezca de los primeros resultados es la mejor técnica para afianzar tu marca y aumentar el prestigio hacia los clientes.
  • Intenta siempre automatizar al máximo los procesos de compra-venta. Todo el tiempo que puedas ahorrar en tu día a día lo puedes invertir en formación, investigar nuevas tendencias y modelos de negocio exitosos que te puedan servir como ejemplos.
  • Por último, analiza y mide resultados semanal y mensualmente. Tener datos reales de cómo evoluciona tu marca es esencial para poder crecer.